Pequeñas oraciones ateas

Dos: creo en mi resurrección

Poto de I.am_nah en Unsplash

Del enemigo se aprende. Sobre todo, cuando eres conocedor de ese libro milenario que inspira su estrategia. «Un ejército es como el fuego: si no lo apagas, se consumirá por sí mismo», dice en su segundo capítulo. Así que no te apures por tener que dar un paso atrás y alimentarte de tus entrañas, mientras aprendes a moverte con mil ojos en las sombras. Sigue leyendo y encontrarás más claves: «el desorden llega del orden, la cobardía surge del valor, la debilidad brota de la fuerza…» Interioriza esas consignas. En una primera impresión, puede que te resulten pura memez; pero no te precipites ni confundas lo sencillo con la simpleza. Verás que tu resurrección se encuentra justo en el rincón de la soledad en la que te cobijas durante tu destierro voluntario.

Publicado por Juancanopereira

Mi nombre es Juan Cano Pereira. Soy escritor, ando ahora en el estudio de la locución y el doblaje. También le doy a la edición multimedia y algo al diseño gráfico. Amar a la literatura sobre todas las cosas y a las redes sociales como a mí mismo, me ha llevado hasta la narrativa transmedia, entre otras cosas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: