Literatura

El material fundamental de la literatura es la experiencia humana inmediata, y no hay vidas que sean más literarias que otras. Así, lo escrito tiene una relación muy profunda con lo que nos es tan íntimo, incluso tan oscuro que no se puede controlar. La auténtica literatura, al ser un punto de sobreexposición que no ha de disfrazarse ni enmascararse, viene a pintarle la cara a quien la crea; esa es la complejidad de lo transparente. Además, para llegar a conseguirlo se necesita un ensimismamiento, un mirar al mundo de manera diferente; más allá en las personas y en las cosas.