Derecho de admisión

marten-bjork-yZNGVL_fWj8-unsplash (1)
Photo by Marten Bjork on Unsplash

 

En fin; estos son nuestros prejuicios. 

Y si nos dan un minuto, 

seguro que terminamos encontrando 

un par de sinrazones más 

con las que apuntalar nuestro mutuo rechazo. 

 

Hace muchos siglos que lo decidimos: 

que ni aire que de ti me venga; 

que ni viento que de mí te vaya. 

 Entre nosotros bastan las apariencias: 

tus mocasines de piel y borlas altaneras, 

contra mis zapatillas de pasar desapercibido. 

Los cocodrilos de tus jerséis 

y la intensidad clorofílica de tus amenazas; 

los tomates de mis calcetines 

y la bravuconería blandida con mi mano izquierda. 

Patéticos, ridículos, clasistas ambos. 

 

Sé que llueve sobre mojado 

en esta habitación de los desencuentros 

sin puerta, ni techo, ni sillas, ni mesa… 

Solo un cartel al lado de un ventanuco: 

reservado el derecho de admisión 

Publicado por Juancanopereira

Mi nombre es Juan Cano Pereira. Soy escritor, ando ahora en el estudio de la locución y el doblaje. También le doy a la edición multimedia y algo al diseño gráfico. Amar a la literatura sobre todas las cosas y a las redes sociales como a mí mismo, me ha llevado hasta la narrativa transmedia, entre otras cosas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: