Buscando algo bueno del confinamiento (33)

Querido lector: las entradas que te vas a encontrar en mi blog bajo este título son fruto de las reflexiones diarias que he ido escribiendo cada mañana durante el confinamiento en el muro de mi Facebook. Siempre las acompaño además de una canción que por lo general sirve —nunca mejor dicho— de pretexto a lo que escribo.

15 de abril de 2020

Photo by Vlad Chețan on Pexels.com

Hoy me despertó la lluvia con un ruido de canicas derramadas que recordaba a viejas primaveras; a lejanos abriles de lluvias miles. Nada que ver con la racanería pluvial de este Madrid nuestro del cambio climático, bajo cuya boina de porquería apenas recalan cuatro míseras gotas. Pero ese Madrid, con ruido y con humo, y oscuros borrones flotando entre nubes, lleva más de un mes sin amanecernos.
En lugar de ese dolor de resaca, una lluvia machadiana ha mojado mi sueño. Y yo creía, que era mi corazón, latiendo atónito y disperso, mientras un niño de Mágina trababa sus pasos en un campo de alfalfa. Pero no, era la primavera regresada al fin en su prodigalidad. Y en un fanal de lluvia y sol, el campo envuelto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s