¿Qué hay de nuevo, viejo? (13)

3 de julio de 2020

Como en Luces de Bohemia, la acción transcurre en un Madrid absurdo, brillante y hambriento de esperanza. Amanece en la conversación consigo mismo de un hombre ciego de lucidez: un hiperbólico andaluz, poeta de odas y desesperanzas; ocasional componedor de madrigales, siempre inconclusos. Hace meses que en su mente se entreabrió la puerta a un suicidio absurdo y colectivo; nada de romanticismos. Por el tacto que han adquirido las cosas, por la sensación malsana que describen sus bordes, sus entresijos, sus aristas, para qué verlas.
—¡Espera, Collet! ¡He recobrado la vista! ¡Veo! ¡Oh, cómo veo! ¡Magníficamente! ¡Está hermosa la Moncloa! ¡El único rincón francés en este páramo madrileño! ¡Hay que volver a París, Collet! ¡Hay que volver allá, Collet! ¡Hay que renovar aquellos tiempos!
Luego, regresa a la penumbra de su ceguera, ahí apalancado en un rincón, entre rimeros de libros que hacen escombro. Mientras en una jaula herrumbrosa, un loro pasea nervioso por su barra.
—¡Viva España!, ¡viva España!, ¡viva España!…
(¡Qué grande don Ramón María Max Estrella Inclán!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s