¿Qué hay de nuevo, viejo? (12)

2 de julio de 2020

Veo la portada definitiva de «Los niños de las caras» —el libro de mi autoría que editorial Sial Pigmalión hará llegar en próximas fechas a su librería—, y lo hago escuchando su banda sonora —sí, este libro, como muchos otros, tiene su propia banda sonora—. Pienso entonces en aquel recreo entre los álamos del patio, y en la línea trazada con una rama que separó a los —digámoslo así— elegidos, de la hojarasca —o quienes terminaron enterrados bajo el montón de hojas que alfombraba aquel suelo arcilloso—. Tanto nuestros maestros —entonces investidos con verdadera auctoritas—, como nuestros progenitores —inalcanzables, ocupados siempre en otras cosas y despreocupados en el fondo de nuestra educación— eran los últimos responsables de quiénes quedarían a uno u otro lado, u oscilando como un péndulo en mitad de la raya: en un momento éramos más Giosué Orefice convencidos de que «la vida es bella»; al rato más Antoine Doinel dispuestos a vivir nuestros «400 golpes». Siempre, ángel y diablo al alimón, poniéndonos la cabeza como un bombo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s