Pequeñas oraciones ateas

Once: buscando la verdad

Momentos en los que todo adquiere esa nitidez tan irreal dentro de un silencio casi perfecto: apenas un ruido azul, una llovizna lejana en el fondo de un paisaje idílico a tu alrededor. Ese duermevela interrumpido en el que estás seguro de tener respuesta a cualquier duda de física cuántica que se te plantee. La lucidez dentro de ti por un instante, de la que, al despertar, ya solo queda un leve sabor a hierba mojada, pero una gran paz llenándolo todo ahí dentro. Incluso, la ilusión óptica de haberte tropezado esta noche con un tal Dios.

Publicado por Juancanopereira

Mi nombre es Juan Cano Pereira. Soy escritor, ando ahora en el estudio de la locución y el doblaje. También le doy a la edición multimedia y algo al diseño gráfico. Amar a la literatura sobre todas las cosas y a las redes sociales como a mí mismo, me ha llevado hasta la narrativa transmedia, entre otras cosas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: