Pequeñas oraciones ateas

Once: buscando la verdad

Foto de Félix Besombes en Unsplash

Momentos en los que todo adquiere esa nitidez tan irreal dentro de un silencio casi perfecto: apenas un ruido azul, una llovizna lejana en el fondo de un paisaje idílico a tu alrededor. Ese duermevela interrumpido en el que estás seguro de tener respuesta a cualquier duda de física cuántica que se te plantee. La lucidez dentro de ti por un instante, de la que, al despertar, ya solo queda un leve sabor a hierba mojada, pero una gran paz llenándolo todo ahí dentro. Incluso, la ilusión óptica de haberte tropezado esta noche con un tal Dios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: