Intentos de poemas que tal vez queme (5)

23 de enero de 2021.

El circo de los horrores 

De repente,  

cientos de libélulas —tal vez miles— 

 llenaron los cielos con su aleteo metálico; 

un tambor premonitorio de esputos de fuego, 

que tableteó su miedo, salpicándolo todo. 

A continuación, 

aquella multitud de extraños atuendos 

dibujó en la playa su caminar errático; 

un titubeo de indecisión y arena, 

 huellas que se pierden en el acantilado  

merodeando el vértigo. 

A lo lejos, 

 parapetados y henchidos de guerra —los señores— 

vociferan su arenga para hormigas; 

  enardecida furia, corrosiva y caníbal, 

que dejando va, por firma, su ácida estela. 

Y en mitad de todo, 

en un remoto altozano: la desolación y nosotros 

los nómadas sin causa, los expatriados varios, 

 los boquiabiertos, estupefactos, arrastrados…  

al borde mismo de la vida, 

instantes antes de que nos sea arrebatada. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s