Buscando algo bueno del confinamiento (76)

Querido lector: las entradas que te vas a encontrar en mi blog bajo este título son fruto de las reflexiones diarias que he ido escribiendo cada mañana durante el confinamiento en el muro de mi Facebook. Siempre las acompaño además de una canción que por lo general sirve —nunca mejor dicho— de pretexto a lo que escribo.

29 de mayo de 2020

Ha ocurrido muy temprano, sin todavía haberme dado tiempo a blindar el «totum revolutum» que merodea mi insomnio con sueños que derivan en pesadillas. Ahí estaba yo, a media luz, en la penumbra del amanecer, con mi cota de malla a medio enfundar. Entre sorbo y sorbo de mi primer café, contestaba a un wasap, cuando mi interlocutora, al otro lado, me lanza por sorpresa esta afirmación: «siempre sabes sacar una sonrisa».
Puede ser que ella lleve toda la razón, que estas odas mías de dulce melancolía mañanera solo ocurran en otro mundo, en ese otro plano de mi subconsciente donde —como Neo— «esté porque sé algo, y lo que sé no lo puedo explicar, pero lo percibo. Ha sido así durante toda mi vida: algo no funciona en el mundo, no sé lo que es, pero ahí está como una astilla clavada en mi mente, y me está enloqueciendo».
Yo también elegí tomarme la pastilla roja, yo también quiero saber la verdad, allí donde la tristeza parece ganar siempre la partida; aunque fuera, en «Matrix», exista como cierta esa sonrisa tan importante —que diría mi interlocutora— en estos tiempos, en los anteriores y en los que vengan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s