Temporada de patos—Temporada de conejos (30)

1 de noviembre de 2020.

A pesar de todo, los domingos siempre estarán ahí, con sus colores de polaroid y su modorra, llenos de ensoñación, de tristeza y de una maravillosa decadencia que nos harán confundirlos entre sí, a no ser que las nubes, nos guíen con sus cambiantes formas.

A mí me fue siempre bien clasificarlos según esto: lejanos domingos de cúmulos algodonosos, entre el abotargamiento y la resaca; domingos de pijamas y cirros acristalados, que se dispersan en las alturas como tus pensamientos ahora; domingos de estratos —mis favoritos—, con esos prados etéreos y vaporosos, donde pensar todo el día en nada con la compañía de nadie.

Adoro los domingos por la mañana…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s