¿Qué hay de nuevo, viejo? (44)

3 de agosto de 2020

Es complicado caminar contracorriente; todas tus acciones —hablar, gesticular, hasta mirar— se vuelven hazañas imposibles; continuas rachas de viento cuarteando tu ya entumecida cara, casi inexpresiva, salvo el molde de la mueca de incredulidad que congeló tu sonrisa.
Pero el tiempo pasa, y la vida por él, pidiendo tu derrota; y aún más: pidiendo tu cabeza ensartada en una pica, para lucirla —en el mismo centro de la plaza— como escarnio para soñadores incautos.
Mira las arrugas de mi cara, los pliegues de mi piel por donde el viento aúlla su canción de muertos. No caeré sin haber luchado antes; me lo prometo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s