¿Qué hay de nuevo, viejo? (7)

27 de junio de 2020

 Miedo me da, pero ¿no tendré que volver a titular mis reflexiones como no hace tanto tiempo, aunque algunos se han olvidado ya de aquel entonces?… Si esta señora de la guadaña nos ha dejado escapar, de momento… ¿por qué nos empeñamos en tomar su condescendencia como una victoria nuestra?
Si supiéramos las casualidades que se han tenido que dar —la ley de probabilidades no estaba de nuestra parte en esta pandemia— para que no hayamos caído aún, no estaríamos celebrando nada; mucho menos con quienes tanto queremos y, teóricamente, no le deseamos mal alguno.
Somos esa panda de inconscientes cuya necedad lleva una y otra vez a darse topetazos contra la misma pared. ¡No estamos jugando a verdad o susto! Esto es VERDAD Y SUSTO. Aunque puede que en el siguiente minuto de película no tengamos tiempo ni para asustarnos y caigamos como los habitantes de Pompeya: con el molde del terror empezando a dibujarse en nuestra cara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s