Buscando algo bueno del confinamiento (70)

Querido lector: las entradas que te vas a encontrar en mi blog bajo este título son fruto de las reflexiones diarias que he ido escribiendo cada mañana durante el confinamiento en el muro de mi Facebook. Siempre las acompaño además de una canción que por lo general sirve —nunca mejor dicho— de pretexto a lo que escribo.

22 de mayo de 2020

Si en algún momento hemos tenido el pálpito de conseguir algún que otro anticuerpo que le restara virulencia a la gripe neoliberal, ver a la ministra de economía dirigirse a la nación —en emisión semiclandestina, con nocturnidad e imbuida en las charreteras que los poderes de facto le otorgan— nos terminó por arrojar contra la lona de la vieja realidad; donde se hace, se dice y se toca lo que mandan los de siempre.
Ahí estaba, plantada en la pantalla cual capitán general o rey interpretando su farsa una fría y lejana noche de febrero, mientras se nos cortaba hasta la leche del yogur. No es nadie la Nadia, ¿eh?…Y no nos echamos a correr despavoridos, porque nos sabemos muchos, a pesar de lo padecido y de este extraño llanto sin una sola lágrima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s