Buscando algo bueno del confinamiento (45)

Querido lector: las entradas que te vas a encontrar en mi blog bajo este título son fruto de las reflexiones diarias que he ido escribiendo cada mañana durante el confinamiento en el muro de mi Facebook. Siempre las acompaño además de una canción que por lo general sirve —nunca mejor dicho— de pretexto a lo que escribo.

27 de abril de 2020

Photo by Daria Obymaha on Pexels.com

Soy así de desastre. El ansia que me puede; por eso hemos tenido que separar tu chocolate —que te dura hasta la próxima compra o más— y el mío —devorado con un ansia bulímica o de buey—. Y es que todo lo que me gusta es ilegal, es inmoral, engorda y probablemente terminará matándome. Soy consciente de ser nocivo para mi propia persona, y esto lo escribo mientras flagelo mi cuerpo y mis sentidos con un segundo café bien cargado.
En cuanto a las emociones, qué deciros si siempre llego tarde a mis citas con el equilibrio. ¿Preguntaba por su contención, señor?… Hace apenas un instante que ha salido por esa puerta de la derecha; esa que pone “melancolía”. Entonces, para compensar la ansiedad que me produce, me tomo un valium de cacao o un diazepam de patatas fritas. Por fortuna, alguna vez me da cargo de conciencia; entonces, escribo, y escribo, y escribo sin saber muy bien a dónde me ha de llevar esta terapia de choque.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s