Buscando algo bueno del confinamiento (26)

Querido lector: las entradas que te vas a encontrar en mi blog bajo este título son fruto de las reflexiones diarias que he ido escribiendo cada mañana durante el confinamiento en el muro de mi Facebook. Siempre las acompaño además de una canción que por lo general sirve —nunca mejor dicho— de pretexto a lo que escribo.

8 de abril de 2020

Sé que no sois un cliché, que ni siquiera os define lo que compartís en vuestros muros. A muchos de los que ahora gritáis —en un sentido u otro del vocerío— os conozco o nos hemos cruzado en algún momento de nuestras vidas. Por eso me he propuesto un ejercicio sanador del entendimiento: antes si quiera de crearme una opinión, antes de activar mis prejuicios éticos o políticos, me detengo ante vuestra foto de perfil, e intento recordar la cercanía de vuestra voz, la autenticidad de vuestra sonrisa; alguna anécdota, algún instante de aquel tiempo en que coincidimos y que —nadie sabe por qué— se quedó escondido en algún rincón de mi memoria. Probadlo, de verdad; os aseguro que, aparte de revelar un hecho prodigioso, reconforta. Ahora, tengo que reconocer que me cuesta hacerlo horrores si escondéis vuestra cara detrás de una bandera o de una determinada intención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s