Ir al contenido

Categoría: Prensa

Tiempo de silencio

Ahora nos toca devolverle a la pobre Ítaca, a la pobre Bélmez de la Moraleda, a la pobre Mágina lo que ella antes nos dio, para que siga brindando su hermoso viaje, para que siga mostrando el camino a las generaciones venideras.

¿Ya estás aquí, madrileño?

¿Cuántas veces hemos oído o incluso dicho esa frase? Aquí mi reflexión en Ideal Sierra Mágina sobre la necesidad de abandonar ese recelo tácito y casi endémico hacia lo que viene de fuera, ya sea de nuevas o de vuelta. Y es que no están nuestros pueblos nadando precisamente en la prosperidad para enrocarnos en una inviable autarquía.