Ir al contenido

Los niños de las caras

Primer capítulo de mi primera novela, de inminente publicación, titulada «Los niños de las caras»

El poblado

La primera vez que escuché lo de poblado, así de viva voz y no en un documental de la Dos o en una peli de indios y vaqueros, me sonó a desprecio; como si el joven en cuestión se lo soltara a modo de reproche peyorativo al paisano que acababa de cruzarse.