Pequeñas oraciones ateas

Doce: hágase la luz

Foto de Jake Weirick en Unsplash

Un día, el hombre comprendió que aquel lugar donde vivía solo era una ínfima, una microscópica mota de polvo en un rincón olvidado del universo. Antes ya le había llevado siglos aceptar el heliocentrismo, la visión copernicana de su mundo, aunque el peso de su propio ego seguía empeñado en transgredir las leyes de la gravedad: nosotros —no recuerdo, si hijos de Adán o de Abel—, seguíamos jugando a ser inmortales —una nueva infracción de lo irremediable—, cuando lo más acertado hubiera sido poner la mente en blanco, mientras, desde el centro de nuestro minúsculo chiringuito, el sol nos dibuja esa mueca de estulticia de quienes todo lo tienen, porque nada esperan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: