Temporada de patos—Temporada de conejos (53)

27 de noviembre de 2020.

Luego a pesar de todo, no fueron años tan insulsos, aunque yo debía hacer algo, no podía quedarme parado sin dejar de intentarlo. Afortunadamente, un buen día me decidí. Me vacié los bolsillos y le enseñé las manos. Pero sin esconderme nada… Bueno, en verdad tenía poco que enseñar, pues ella me tenía bien calado. Esa es la queja que yo me repetía cada noche como una letanía, cuando tendría que haber dejado de rezar y haberme puesto a darle forma con las manos a eso que ya debiera estar colmando mis bolsillos: mi vida, mis sueños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s