Temporada de patos—Temporada de conejos (49)

23 de noviembre de 2020.

Es el único combustible que puede mover el mundo hacia el lado bueno. Pero una puntualización: la cosa solo funciona cuando no se espera una contraprestación a cambio. Para lograr que la maquinaria marche en dirección al sol, hay que cargarla a tope de amor. Ahora bien, ese amor no puede regirse por normas mercantiles; debe ser algo puro, algo desinteresado. De no ser así, a las primeras dificultades, la cosa se viene abajo y el motor se gripa. Por desgracia, pocos entienden esta simple premisa; y de esos pocos, casi nadie la pone en práctica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s