Temporada de patos—Temporada de conejos (48)

22 de noviembre de 2020.

Yo era bueno, tal vez ingenuo, incluso —¿por qué no decirlo?— puede que un poco estúpido. Creía en la viabilidad de un mundo bastante llevadero, y en un hombre justo además dirigiendo todo el cotarro con una gran sonrisa curvada y ancha siempre dibujada en su cara.


Conforme fui sufriendo desencantos, atropellos, injusticias… me fui convirtiendo en un triste, un amargado y, sí —lo confieso—, un imbécil rencoroso. Pero ¿es que acaso no hemos convertido entre todos este mundo en un inmenso estercolero?


Pero basta ya; esto se va a acabar. Y ahora, que nadie intente venderme la moto una vez más; que soy un tipo muy peligroso: una auténtica bomba de relojería capaz de explotar en cada queja, en cada escrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s