Temporada de patos—Temporada de conejos (35)

6 de noviembre de 2020.

—Tú, yo… todos estábamos perdidos; era el tiempo de los perdidos.


Me sonreí por escuchar de nuevo su voz al ralentí, mientras su cabeza iba —como siempre— siete jugadas por delante. Esa era la velocidad de crucero de su mente prodigiosa: siete jugadas por delante de mí. Igual que devoraba libros, devoraba su vida y a todo el que se le acercaba. Nadie notaba aquella impaciencia, casi incontinencia; la misma inquietud ansiosa que no la dejaba parar desde pequeña. Nadie, salvo los canes o las criaturas simples. Pero entonces yo no sabía por qué los perros del barrio se echaban a ladrar al verla llegar por el camino junto a la tapia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s