¿Qué hay de nuevo, viejo? (80)

28 se septiembre de 2020.

Yo a los cinco años, recuerdo que, completamente en desacuerdo con mi indumentaria

El escritor de 55 años le debe gran parte de su mundo literario a un niño que aún no había cumplido los 6 años, que es además el narrador de «Los niños de las caras». Curiosamente, de los mecanismos que aquel niño creó para combatir su soledad —algo, por otra parte, muchísimo más aterrador para él que unos rostros que aparecen y desaparecen en el suelo de la cocina de su vecina de enfrente—, de aquellos juegos en solitario, quedaron esperando su momento para ser transcritas, en este caso a un libro, una serie de sensaciones, vivencias, historias dentro de las historias que —estoy convencido— cambiarán por completo la concepción del lector sobre unos extraños hechos acontecidos en un pequeño pueblo perdido en la recóndita Sierra Mágina jiennense la tarde noche del 23 de agosto de 1971.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s