¿Qué hay de nuevo, viejo? (74)

22 de septiembre de 2020.

Desconozco si en algún momento de su vida el padre Aurelio ha regresado al Perú o a cualquier otra misión de la obra dominica. Tampoco sé si conoce la canción que los Nikis le dedicaron, con toda probabilidad, porque en algún momento de su trayectoria profesional, y el añadiría que vital también, se cruzó con un alumno llamado Joaquín Rodríguez, no sé si en la misma Laboral de la ciudad innombrable o en un instituto madrileño —¿el instituto de Algete? —. También pudo ser la típica historia que se montaba el que hace las canciones, porque tenía un amigo que le hablaba de aquel fraile que le daba religión y que había estado en las misiones; aunque, seguramente, lo que terminó de llamarle la atención fuera su nombre redondo, esponjoso, abrazable, creíble: Aurelio el misionero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s