¿Qué hay de nuevo, viejo? (62)

10 de septiembre de 2020

Esas cosas que solo tú sabes hacer. Por ejemplo, templar mi ánimo cada mañana con apenas dos o tres palabras, aunque más que en las palabras, la cuestión está en cómo las dices. Tú sabes a qué me refiero; a ese acento de piedras pulidas que se asemeja a la lluvia en primavera, y que es todo un bálsamo para mi corazón.

Cuando actúas así, haciendo que parezca fácil —tal vez a fuerza de costumbre, porque llevas media vida aplacando mi rabia—, y por muy rutinario que ya resulte esto entre nosotros, no puedo dejar de agradecértelo ni un solo instante; porque, aunque los demás no lo sepan, tú me haces mejor persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s