¿Qué hay de nuevo, viejo? (58)

6 de septiembre de 2020

El sueño de una España autárquica, sembrada de obreros especializados, por el que deliraban Girón de Velasco y, al parecer, sus colaboradores necesarios —salesianos, jesuitas, dominicos y falangistas castellanos de las JONS— dio como fruto un bachillerato al que denominaron Técnico, junto a la Maestría y el Peritaje industriales —gérmenes de la incipiente Ingeniería Industrial—, así como la denostada Formación Profesional española.

Nosotros mirábamos a los de FP por encima del hombro. Desde pequeños nos habían inculcado el viejo y equivocado axioma de que la Formación Profesional era cosa de fracasados y malos estudiantes: «el que vale, vale; y el que no, a la FP». Claro que, a ello habían contribuido de manera sobrada nuestros padres y profesores, taladrando nuestras virginales mentes con subrepticios y maquiavélicos planes, en los que, ni nuestra opinión, siquiera nuestra devoción, tampoco la vocación que ya apuntábamos alguno que otro, tenían cabida.

Publicado por Juancanopereira

Mi nombre es Juan Cano Pereira. Soy escritor, ando ahora en el estudio de la locución y el doblaje. También le doy a la edición multimedia y algo al diseño gráfico. Amar a la literatura sobre todas las cosas y a las redes sociales como a mí mismo, me ha llevado hasta la narrativa transmedia, entre otras cosas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: