¿Qué hay de nuevo, viejo? (56)

4 de septiembre de 2020

Miro el portátil; pareciera que va a explotar de un momento a otro, desparramando por toda la habitación lo transfundido cada día desde mi vena a la nube. Debe ser una alucinación provocada por la vigilia, pero juraría que acabo de ver cómo de mis dedos salía disparada una ráfaga de palabras, para terminar incrustándose en la pantalla: ideas como esquirlas, difíciles de borrarse de la cabeza sin dejar una muesca, una herida que delate el dolor que producen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s