¿Qué hay de nuevo, viejo? (52)

31 de agosto de 2020

Estuvimos los dos en el mismo hormiguero apenas un año, aunque era bien fácil distinguir a mis sumisas hormigas obreras, siempre a reducto de tus voraces legionarias, mientras trazabas a conciencia el carrilito de las feromonas. Éramos muy jóvenes —tú aún más—, pero yo me dejaba llevar por lo que tú ya sabías. Me mostrabas tu pata de loba, camuflada burdamente en harina… y yo me dejaba llevar. Me decías: «voy a cambiar, te lo prometo. Yo por ti, voy a cambiar», pero nunca lo hiciste; tampoco yo te ofrecía ninguna garantía, ninguna recompensa. En verdad, éramos muy jóvenes —tú aún más—, pero no tardé en descubrir tu rastro de harina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s