¿Qué hay de nuevo, viejo? (49)

28 de agosto de 2020

Los negros, blancos y grises maginenses se desvanecieron, a la par del niño que se resistía a dejar escapar su mundo inventado. Paradójicamente, aquel blanco y negro que llené de juegos y de quimera, se fue disipando poco a poco en los «pal-colores» teutones de Telefunken, hasta que un buen día, en casa le dieron la patada al viejo televisor marca Edison; el mismo que yo había imaginado a don Tomás Alba construyendo pieza a pieza, y donde, tras casi tres minutos de pantalla en negro, aparecía aquella España que tanto estaba cambiando.
No hacía mucho, yo había visto mis primeras imágenes en color; todavía hoy conservo en mi memoria la nitidez de aquel verdear cerúleo del cadáver de Franco.

Publicado por Juancanopereira

Mi nombre es Juan Cano Pereira. Soy escritor, ando ahora en el estudio de la locución y el doblaje. También le doy a la edición multimedia y algo al diseño gráfico. Amar a la literatura sobre todas las cosas y a las redes sociales como a mí mismo, me ha llevado hasta la narrativa transmedia, entre otras cosas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: