¿Qué hay de nuevo, viejo? (49)

28 de agosto de 2020

Los negros, blancos y grises maginenses se desvanecieron, a la par del niño que se resistía a dejar escapar su mundo inventado. Paradójicamente, aquel blanco y negro que llené de juegos y de quimera, se fue disipando poco a poco en los «pal-colores» teutones de Telefunken, hasta que un buen día, en casa le dieron la patada al viejo televisor marca Edison; el mismo que yo había imaginado a don Tomás Alba construyendo pieza a pieza, y donde, tras casi tres minutos de pantalla en negro, aparecía aquella España que tanto estaba cambiando.
No hacía mucho, yo había visto mis primeras imágenes en color; todavía hoy conservo en mi memoria la nitidez de aquel verdear cerúleo del cadáver de Franco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s