¿Qué hay de nuevo, viejo? (28)

18 de julio de 2020

Rara vez ocurre esa confluencia de casualidades que forman la causalidad de un algo. Y si se trata de hacernos sintonizar a ti y a mí en un estado, sentimiento, actitud… eso es casi un milagrito del Niño Jesús. Puede parecer una tontería, pero que coincidan nuestras tiernas, complacientes, abiertas sonrisas con el mismo instante que se dispara la cámara es brutal. Sí, habrá ocurrido infinidad de veces, pero nadie había atrapado jamás ese momento en una imagen.
Cuántas veces habré intentado escribir sobre ello, traer mis recuerdos de algunos de esos momentos nuestros al papel sin lograrlo; y, de pronto, cuando menos te lo esperas, ahí está. Los dos miramos la foto sabiendo lo que aquello era; no hizo falta que nos dijéramos nada: simplemente, volvimos a sonreír y nos fundimos en un abrazo que aún me aprieta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s