¿Qué hay de nuevo, viejo? (25)

15 de julio de 2020

Me siento como uno de aquellos comerciales de antaño. En mi pueblo los llamaban viajantes. Pues eso, me veo como un viajante de la vida, transitando cada día estas carreteras secundarias del demonio. Apenas te cruzas con nadie; solo de vez en cuando, alguien tan perdido como tú, con el que intercambiar unas palabras delante de un café, en una venta de mala muerte de aquellas que había en los setenta. Os miráis fugazmente las caras y, por supuesto, no pasáis de cuatro trivialidades en vuestra cordial, pero escueta charla. Luego, una vez en la carretera de nuevo, tal vez te arrepientas de no haberle preguntado por lo suyo. El caso es que ya es tarde; demasiado tarde. Y es que este oficio es así: vas de aquí para allá, siempre corriendo detrás de las palabras con las que contar la «road movie» que te acontece mientras tanto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s