Buscando algo bueno del confinamiento (29)

Querido lector: las entradas que te vas a encontrar en mi blog bajo este título son fruto de las reflexiones diarias que he ido escribiendo cada mañana durante el confinamiento en el muro de mi Facebook. Siempre las acompaño además de una canción que por lo general sirve —nunca mejor dicho— de pretexto a lo que escribo.

11 de abril de 2020

Photo by Helena Lopes on Pexels.com

Como cuando éramos pequeños: «pues hala, ahora no me junto». Y al rato, como diría mi amigo Luis Alberto: «anda no te enfades, si era de groma». Pues si ayer mi espacio lo cedí para vosotros, mis queridos saltimbanquis —que diría ahora mi madre—, hoy me lo reservo para poneros a caer de un burro.
Si la Cultura con mayúsculas hubiera sido puesta en valor en algún momento de la historia de España, con toda probabilidad no seríamos este pueblo mezquino que siempre anda renegando de lo que fue, es y será; no estaríamos abroncándonos los unos contra los otros delante de este duelo sin velatorios con nuestros muertos aún calientes; incluso, habríamos enfrentado esta calamidad con garantías, porque tendríamos una clase política —daría igual si de una tendencia u otra, además de que Vox sería de verdad una indeseable distopía que nunca habría existido—, que habría recibido una formación en valores, gracias a los cuales se habría mantenido por encima de contingencias y recortes varios, un sistema sanitario público universal bien pertrechado.
Voy a poner un ejemplo personal y fácil, que parece una tontería, pero no por simple deja de evidenciar lo que intento decir. Cuando los ‘Coyotes’ de Victor Aparicio Abundancia grabaron «300 kilos», nadie entre los posmodernos de la Movida había osado —no, ni siquiera Radio Futura— mirar hacia el otro lado del charco en busca de nuevos y frescos aires musicales diferentes a la new age y al punk anglosajón. Aparte de esa gran riqueza musical que nos abrió como un melón, la letra de aquella cancioncilla nos enseñó a los de mi generación, que éramos «todos hermanos, todos sudamericanos». Y así, de esta manera tan fácil, gracias a un tonto estribillo de un genial saltimbanqui que yo me tomé como ley, cuando he trabajado junto a ecuatorianos, colombianos, cubanos, argentinos, chilenos,peruanos, venezolanos, bolivianos… los he sentido como españoles, porque a la vez yo me sentía ecuatoriano, colombiano, cubano, argentino, chileno, peruano, venezolanos,boliviano… Y eso tan simple, es también Cultura con mayúsculas.
No sé lo que os habrá prometido el ministro para recular como lo habéis hecho; espero de verdad que merezca la pena. Mientras tanto, me quedo con lo que dice Víctor, que pa cavar mi tumba ya me apaño solo y me sobra ayuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s