Buscando algo bueno del confinamiento (25)

Querido lector: las entradas que te vas a encontrar en mi blog bajo este título son fruto de las reflexiones diarias que he ido escribiendo cada mañana durante el confinamiento en el muro de mi Facebook. Siempre las acompaño además de una canción que por lo general sirve —nunca mejor dicho— de pretexto a lo que escribo.

7 de abril de 2020

Photo by Brett Jordan on Pexels.com

Debe ser una reacción alérgica a la reclusión esa que, sin saber a santo de qué, nos provoca de cuando en cuando una incontrolable risa histérica. Tal vez nuestra mente busque con ello un desfogue a este sinsentido de muertes, y al ruido malsano con que lo acompañan algunos —no se me va de la cabeza la Gran Vía madrileña sembrada de ataúdes por las obtusas entendederas de cierto partido—. El caso es que hay momentos que no sabemos si reír o llorar, si participar en el reto ese de los antiguos retratos o desternillarnos sin motivo alguno.
Y mientras esto ocurre, quienes hasta hace unos días nos miraban desde su altanera y arrogante incredulidad, empiezan a pasarlo tan mal o más que nosotros. Pero desgraciadamente, en esta terrible historia, el mal de muchos no es ningún consuelo para nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s