Buscando algo bueno del confinamiento (23)

Querido lector: las entradas que te vas a encontrar en mi blog bajo este título son fruto de las reflexiones diarias que he ido escribiendo cada mañana durante el confinamiento en el muro de mi Facebook. Siempre las acompaño además de una canción que por lo general sirve —nunca mejor dicho— de pretexto a lo que escribo.

5 de abril de 2020

La música está ahí siempre, llenando de movimientos furtivos, de inesperados giros a veces, de actos en apariencia irracionales, cada gesto, cada pensamiento. Puede que en ocasiones solo sintamos, respiremos, hablemos música, en un acto tan íntimo que nos ruborice el sabernos sorprendidos. De ahí que no extrañe que, debajo de tanto «Resistiré», detrás de los ejercicios diarios a ritmo de reguetón y tras secarnos las lágrimas vertidas con ramplonas cancioncillas que hieden a improvisación y oportunidad, todos guardáramos nuestra canción de Aute; ese artista huraño y casi hombre del Renacimiento, que nos ha dejado, aunque su música se quedó para sacarnos los colores, o tal vez para ayudarnos a sobrellevar el gris pesado de este continuo.
Porque la música está ahí desde que el hombre es hombre; que con ella aprendimos a nombrar los sentimientos, y hasta cogimos prestada la canción de alguien, para sentirnos más fuertes y vivos y, por un momento, casi gigantes; como el niño aquel que fuimos.


...Y daría lo vivido
por sentarme a su costado
para verme en su futuro
desde todo mi pasado..
.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s